ENSAYOS

 

TRADUCCIÓN ES TRADUCCIONES

TÚA BLESA

“Leer una traducción, perversión o no, es siempre una lectura esencialmente parcial”




Entre los muchos hechos que marcan la distancia, que es abismal, entre el original y la traducción está el que, siendo aquél único, ésta es siempre múltiple o, al menos, abierta a la multiplicidad. Todo texto, aun los que no cesan de conocer sus versiones a otra(s) lengua(s), está diciendo una y otra vez “tradúceme otra vez, tradúceme otra vez”. Walter Benjamin, en ese texto tan fundamental sobre el tema que es “La tarea del traductor”, dejó advertido y con toda razón que “Mientras que la palabra del que escribe perdurará en aquella que es su lengua, hasta la más lograda traducción se destina a integrarse en el crecimiento de su lengua, y a perecer cuando ésta se renueve”1. Siendo la transformación de las lenguas su ser mismo, ser ellas mismas en su ser cambiante, el original, imperturbable, está requiriendo ser traducido de nuevo en cada período del crecimiento de aquéllas. Así, la idea de la traducción de un texto no puede entenderse sino como las traducciones de ese texto. Traducción es traducciones[...]