MATERIALES

 

EL CV COMO DISPOSITIVO DE SUBJETIVIACIÓN

BERNAT PADRÓ NIETO

"La carrera académica es una ficción, una carrera de obstáculos durísima, basada en una competitividad fratricida"




Es difícil mostrar, a una persona ajena a la institución, el grado de presión que sufre el profesorado universitario en su seno, o el consecuente grado de compromiso que la profesión requiere. Más allá de la docencia –cuyas tareas asociadas, como la preparación, la tutorización o la corrección, suponen una dedicación de tiempo descomunal, especialmente después de la aplicación en 2009 de la evaluación continua sin reducción de las ratios de alumnos por grupo–, el profesorado se ve obligado a desarrollar toda una suerte de prácticas orientadas a saciar el ansia que tiene la institución de disponer de resultados computables basados en la investigación –publicaciones, congresos, participación en proyectos–, en la gestión, en la innovación docente, en la transferencia. Por supuesto, esta presión se reparte de forma desigual entre los dos cuerpos de profesorado. El profesorado contratado, que mantiene una relación laboral con la universidad –la misma que se tiene con una empresa–, es especialmente sensible a esta presión, pues de su volumen de producción depende no solo su promoción, estipulada por una supuesta carrera académica, sino incluso la continuidad, que a menudo se da en formas contractuales de extrema precariedad. El cuerpo funcionarial es menos vulnerable a la presión, aunque no es ajeno a ella. [...]